Karina Lara es madre de un niño trans. A los cinco años comenzaron a hacer su transición y ahora que tiene ocho, va sin problemas al colegio, tiene un nombre social (es decir, con el que se reconoce, no aquel con el cual se inscribió al nacer) y usa el baño que le corresponde en la escuela.Ella “no había tenido un sí o un no” con quienes conocían el caso, hasta hoy, cuando fue a rechazar que el llamado “bus de la libertad” recorriera el entorno del Palacio de La Moneda para repudiar las políticas públicas de inclusión a niños trans y el proyecto de Ley de Identidad de Género.”El paso de este bus ha sido tremendamente doloroso. Me han caído lágrimas de sangre, de rabia, de todo, porque si lo escuchan, viene a echar por tierra todo lo que he logrado con mi hijo (…)si les hacen caso ¿a dónde va a llegar esta cantidad de odio? si les hacen caso ¿qué va a pasar con mi hijo? lo van a discriminar”, dijo a CNN.La mujer, que recordó que leyes similares a la de Identidad de Género en Chile se están discutiendo en varios países, lamentó que su hijo y su familia sean objeto de rechazo: “No le hacemos daño a nadie. Como familia no le hacemos daño a nadie. No molestamos a nadie (…) Que alguien me explique qué pretenden. Veo pura rabia, puro odio, nada de amor (…) es un niño y no le hace daño a nadie, porque los que tienen esta ideología (están contra) los niños, ni siquiera es contra los adultos”.También apuntó a Marcela Aranda como la principal articuladora de los enfrentamientos que se dieron frente a La Moneda. Ella fue quien gestó la llegada del bus a Chile. Lara la calificó como una “fanática religiosa” y la acusó de interrumpir todas las sesiones en que se discute la Identidad de Género en el Congreso, donde aparece invitada por el diputado Jorge Sabag (DC).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *