CANAL 4

MEJOR TV

Inician segundo sumario en 10 meses por masiva intoxicación en centro de Sename

3 min read

La Seremi de Salud inicio un sumario sanitario -el segundo en un lapso de diez meses- luego de una masiva intoxicación que se registró entre la tarde del sábado y la madrugada del domingo al interior del Centro de Internación Provisoria y Régimen Cerrado (CIP-CRC) del Servicio Nacional de Menores, Sename, en Coronel.

De acuerdo a los antecedentes entregados por el organismo, 18 internos y cuatro funcionarios de Sename presentaron malestares y distintos síntomas por la eventual ingesta de alimentos en mal estado. Los primeros reportes se conocieron la madrugada de ayer, cuando los jóvenes denunciaron vómitos y diarrea.

Actualmente hay 40 menores cumpliendo condena o en internación provisoria en el establecimiento.

La directora regional del Sename, Ximena Morgan, confirmó en el lugar que todos los adolescentes fueron llevados hasta el hospital local para la atención de los síntomas, según como establece el protocolo.

Héctor Muñoz, seremi de Salud Biobío, explicó que se inició una investigación que incluyó la toma de muestras de alimentos y la entrevista a todos los afectados para establecer el origen de la intoxicación. Junto con ello, Muñoz ratificó que son distintos los focos que serán abordados en la investigación, desde la alimentación que entrega el recinto hasta otros productos que fueron ingresados desde el exterior, entre ellos, una torta que fue consumida el sábado.

El otro episodio ocurrió en septiembre del año pasado, cuando 22 personas, entre jóvenes y funcionarios, resultaron intoxicados por mala manipulación de alimentos. El sumario sanitario culminó con una serie de recomendaciones para mejorar los espacios para la manipulación de alimentos en el recinto de internación coronelino.

El seremi de Salud, Héctor Muñoz, explicó de manera preliminar que el sumario sanitario permitirá determinar si el episodio se registró por los alimentos ingresados durante las últimas jornadas al recinto o por otras variables sanitarias del establecimiento.

“Durante el sábado se hacen variadas actividades con distintas organizaciones que son de Coronel o de la Región en las que participan los menores. Una de las aristas es determinar si fue ahí cuando se produjo esta posible intoxicación alimentaria o bien si fue por algo viral, aunque esta última es una de las hipótesis con menor fuerza, pues lo más probable es que sea una Enfermedad de Transmisión Alimentaria (ETA)”, señaló.

Lino Alarcón, coordinador regional de la unidad de seguridad alimentaria, señaló que una de las primeras acciones realizadas en el lugar fue revisar las condiciones de manipulación de alimentos, junto con entrevistar a cada uno de las personas que manifestaron malestares. “Con los datos obtenidos podemos llegar a pesquisar o detectar algún microorganismo o agente que pudiera estar causando esta enfermedad”, dijo.

La autoridad sanitaria confirmó que además se solicitaron muestras biológicas al Hospital de Coronel para pesquisar el agente.

De acreditarse responsabilidades, las sanciones pueden ir desde la amonestación hasta multas de mil UTM (49 millones de pesos).

Héctor Muñoz ratificó que el recinto cumplió con las observaciones realizadas el año pasado, luego de otro sumario iniciado por una intoxicación masiva: “Esos requerimientos realizados ya se cumplieron”.

Ximena Morgan, directora regional del Sename, comentó que una vez que se reportaron los primeros casos de malestares se activaron los protocolos para atender a los jóvenes y funcionarios afectados.

“Todos los jóvenes que han expresado malestares, ya sean agudos o leves, han sido llevados al Servicio de Salud para evaluación (…) Nosotros no hemos descartado nada y estamos investigando todo lo que se pudiera haber ingerido y para ello nosotros tenemos muestras, como lo establecen los protocolos”, aseguró.

Morgan enfatizó que todas las mejoras solicitadas por la autoridad sanitaria fueron abordadas, a excepción de las que tienen que ver con obras mayores, como la ampliación de la cocina.

“Se solicitó adquirir algunos elementos para conocer temperatura de alimentos, por ejemplo. Todo eso se efectuó, al igual que la permanencia de una nutricionista”, concluyó.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *